Centro Histórico de Quito


El Centro Histórico de Quito, capital del Ecuador, es uno de los más extensos y mejores conservados de América, y el primero en ser declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad. Cada vez que visito la ciudad, este lugar que me atrae como un imán, y dedico varias horas a recorrer sus calles empedradas, plazas e iglesias, y sus coloridas casas que exhiben columnas y balcones coloniales.

En transporte público se puede llegar fácilmente en el trolebús desde el norte o sur de la ciudad, los fines de semana el transporte en vehículos particulares está restringido, y sus calles se convierten en peatonales. En toda la zona hay hoteles, restaurantes, cafeterías, mercados y todo tipo de comercio, y además se ofertan paseos en carruaje con caballos.

Formula 1 en Interlagos


He aquí el motivo de mi viaje a Brasil en octubre del 2009: Ese año no podía dejar pasar la oportunidad de asistir a una de mis aficiones, así que conseguí los tickets para el Gran Premio de Formula 1 casi al inicio de la temporada, pues se agotan rápidamente. Otra cosa en agotarse es el alojamiento, ¡casi no había disponibilidad desde unos seis meses antes! Conseguir vuelo fue lo menos complicado pues era temporada baja y había promociones desde agosto.

Llegué al autódromo José Carlos Pace haciendo una combinación de metro y tren que me tomó un poco más de una hora, también es posible tomar los autobuses Circulares Expresos dedicados para el transporte al autódromo desde varios puntos de la ciudad, pero esta alternativa tomaba más tiempo y nada más rápido que un tren bajo tierra y otro en su carril exclusivo, pues el tráfico en Sao Paulo es pesado. La estación estaba bastante lejos de las puertas de ingreso, pero el camino estaba bien señalizado y custodiado, además lleno de aficionados en cuyo vestuario sobresalía el rojo de Ferrari, también había vendedores de souvenirs con el logo y colores de las principales escuderías.

El día sábado cuando estaban previstas las clasificaciones para el orden de salida en carrera, se desató una lluvia torrencial que me obligó a comprar un impermeable, aún así quedé empapada y muerta de frío, en especial porque hubo que esperar varias horas hasta que dejara de llover y nuevamente los coches estuvieran en pista. Esta fue la sesión de clasificación más larga de la F1 pues apenas salían los coches a realizar las pruebas había accidentes por la cantidad de agua y la poca visibilidad, lo que los obligaba a volver a los boxes. 
Equipo Renault y su piloto Fernando Alonso
Por fin cuando casi terminaba la tarde dejó de llover y los que disputaban la última clasificación encendieron sus motores alegrando al público que no dejaba de animar a Barrichello, el piloto local de Brawn GP, que finalmente se quedó con la pole position mientras todos a mi alrededor coreaban “Rubinho”. Se extrañó a Felipe Massa pero cada vez que aparecía en la pantalla gigante saludando, los gritos de los aficionados no se hacían esperar.

El domingo de la carrera el clima hizo todo lo contrario a los pronósticos pues el sol brilló todo el día, llegué justo antes del inicio y a diferencia del sábado, las graderías estaban llenas. Lo bueno es que los asientos están numerados, pero no lo necesité porque estuve moviéndome por todas partes para ver la carrera desde diferentes ángulos y tomar algunas fotos, tarea medio imposible por la velocidad de los coches cuando me posicioné frente a la recta de meta, lo mejor era cerca de la primera curva conocida como “S de Senna” donde sucedían la mayoría de adelantamientos. 

Pasada la mitad de la carrera ya había perdido el orden de las posiciones cuando pasaban los coches, así que tenía que mirar la pantalla gigante para enterarme. ¡Todo se me hizo tan corto! Al poco tiempo, Webber de Red Bull, ya había pasado por la bandera a cuadros de meta quedándose con el triunfo.



Sin duda fue una experiencia muy emocionante, viendo cómo Button de Brawn GP avanzaba posiciones hasta ganar el campeonato 2009 y Hamilton de McLaren quedaba tercero después de haber salido entre los últimos; y con momentos de tensión sobre todo por haber estado frente a un aparatoso accidente, viendo volar los neumáticos mientras el coche de Force India se hacía pedazos al estrellarse debido al aquaplaning en las clasificaciones, o ver incendiarse por unos segundos el Ferrari de Raikkonen mientras el McLaren de Kovalainen se llevaba la manguera de combustible cuando los demás iban tras el auto de seguridad.

Este año visitaré un nuevo circuito: mi favorito, el de Spa-Francorchamps, que acoge al Gran Premio de Bélgica.

Saludos.

Contemplando la playa de Esmeraldas


La vista desde uno de los miradores del barrio Tercer Piso, para contemplar la playa de Las Palmas y el océano Pacífico en Esmeraldas, es algo que no deben perderse quienes visitan esta ciudad del norte del Ecuador.

La visita se puede realizar en taxi a un precio de uno o dos dólares según el sector de la ciudad donde se encuentre, o tomado la línea de buses urbanos número tres. Apenas comienza el ascenso a través de la calle principal llamada Guadalajara, se puede apreciar entre las casas la maravillosa vista del azul del océano, y ya en alguno de los miradores aparece abajo la playa con su malecón, y además los buques que se “estacionan” en el mar para abastecerse de combustible.

El lugar es muy especial para mi porque crecí asistiendo casi todos los días a un Centro Estudiantil situado en este barrio, donde practicaba deportes, tocaba guitarra y daba mis primeras clases de matemáticas. Para entonces los miradores no estaban muy accesibles pues había que subir el cerro a pie y abrirse paso entre la maleza, ahora el sector está más poblado.

Mirador playa Las Palmas
El cerro no ha pasado desapercibido a las tragedias, pues hubo deslaves que se llevaron casas del barrio y además sepultaron las discotecas de la playa.

Los cerros de los barrios Miramar y Brisas del Mar son “vecinos” y paralelos al Tercer Piso, pero de los dos primeros sólo se ve la desembocadura del río Esmeraldas en el océano Pacífico y los puertos marítimo y artesanal, mas no la playa. La casa en que nací y crecí está en el barrio Brisas del Mar; y para llegar a Las Palmas sólo hay que bajar la loma y caminar 15 minutos, lo que hacíamos todos los domingos, sin excepción, luego de la Iglesia y el almuerzo.

Saludos.

Ruinas de Pachacamac


Esta vez les contaré de mi visita a las ruinas de Pachacamac en el Distrito de Lurín al sur de Lima, capital del Perú.

En el sector de Miraflores donde me hospedé hay un lugar de información turística de la Municipalidad en la Plaza Kennedy, donde se pueden contratar tours a diferentes sectores de la ciudad y fuera de ella. Las ruinas Incas más famosas del Perú que me encantaría visitar se encuentran bastante lejos de la capital, y como solo me quedaba un día para paseos (los otros dos fueron para compras) escogí un tour que permite visitar los Pantanos de Villa y la zona arqueológica de Pachacamac, muy cerca de Lima.

El trayecto es en el “Mirabus”, el típico bus turístico de dos plantas y abierto en la parte superior que me permitió apreciar las playas y los deportes acuáticos por el perfil costero de los distritos de Barranco y Chorrillos (además de hacerme acreedora a quemaduras de sol donde no utilicé el bloqueador).

El complejo arqueológico está enclavado en una parte desértica que contrasta con un valle muy verde que se ve hacia el sur, un asentamiento urbano al este y una hermosa vista al mar al oeste. Hay un museo de sitio con objetos muy interesantes obtenidos en las excavaciones, entre ellos el ídolo Pachacamac; el precio de 50 soles por el tour (dependiendo del cambio son unos 15 dólares) incluye el valor de las entradas. 
El Mirabus hace el recorrido por un camino entre las pirámides que aún están siendo excavadas y reconstruidas hasta llegar a la parte posterior del edificio más imponente: el Templo del Sol construido sobre una colina por los Incas; esta fue la única edificación a la que pude ingresar y fue realmente impresionante, en especial porque su fachada principal está orientada hacia el mar que provee una vista excelente de las islas cercanas.

Este pequeño tour dura hasta las 14:00 y es recomendable hacerlo un día sábado, los otros días no es muy popular y si el Mirabus no tiene el suficiente número de pasajeros no se realizará.

Saludos.