Cruzando fronteras: Paso Los Libertadores


En mi último viaje de mochilera por Sudamérica hace exactamente un año, pasé de Chile a Argentina cruzando los Andes en bus a través del paso Los Libertadores. La frontera que tienen en común los dos países es muy amplia, y hay varias carreteras que los comunican, pero ésta es la ruta comercial más importante y transitada entre Santiago, la capital de Chile, y Mendoza en Argentina.


Para realizar el viaje tomé un bus de la cooperativa internacional Ahumada en el terminal Los Héroes, que se encuentra en la calle Tucapel Jiménez, cerca del palacio de La Moneda, en Santiago. El pasaje solo de ida cuesta aproximadamente 35 USD. El servicio es de semi-cama, en realidad un asiento normal, pero en general me pareció un buen servicio.

Edificios de la aduana

Ingresando a  la Argentina
Realicé mi viaje por la mañana, porque me interesaba ver los paisajes que se mostrarían durante el recorrido, y porque durante la noche es más peligroso. A pesar de que tomó unas 8 horas, realmente lo disfruté. Ya había cruzado esta frontera por aire y había visto el interminable blanco de la nieve en la cima de las montañas que sobrepasan los cinco mil metros sobre el nivel del mar (msnm), pero ahora estaba allí transitando por en medio de ellas, aunque aún era verano y solo había nieve en los picos más altos.

Antes de llegar al paso fronterizo donde se encuentra la aduana, sucedió lo más espectacular: del lado chileno la única manera de ascender por la montaña es recorriendo una sucesión de 28 curvas en zigzag, a una velocidad no mayor de 20 km/h. Las curvas son tan estrechas, que al tomarlas el bus, no podía pasar nadie por el carril contrario. Es más complicado aún considerando que la mayoría del tránsito es de camiones con contenedores.

Ascendiendo por el zigzag

Ingreso al túnel para cruzar la frontera
Yo iba en la ventana justo del lado del abismo, y podía mirar y tomar fotografías mientras ascendíamos; en realidad me asustaba un poco, pues parecía que si algún vehículo tuviera un accidente, arrastraría hacia abajo a todos los que venían transitando. Me recordó una experiencia parecida, en el tren que recorre la montaña conocida como Nariz del diablo en Ecuador.

El trámite en la aduana es muy sencillo y es suficiente con el pasaporte; puede tomar hasta dos horas si hay muchos buses en espera, y hay que estar abrigados pues el frío es intenso, ya que está a unos 3.500 msnm. Luego de realizar el trámite y continuar el recorrido, se cruza un túnel de unos 3 km, y del lado argentino es posible ver por unos momentos el Aconcagua, la montaña más alta de los Andes. Finalmente el descenso continúa hasta llegar al terminal de Mendoza.

Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario