Cuánto conocemos del mundo


Estoy actualizando esta entrada del divertido desafío que nos permite ver cómo estamos con respecto a la ubicación de los países en el mundo, con sus capitales, ciudades principales y lugares famosos. Son 12 niveles, he intentado algunas veces y no he pasado del 9 pues aún tengo mucho que aprender sobre el mapa de África, un continente que me encantaría conocer.

Luego de realizar el viaje más largo e importante de mi vida, estoy de regreso en mi país, Ecuador, y mientras planifico mi próximo viaje, los invito a verificar cómo está nuestro Travel IQ. Y no me hago responsable si alguno se vuelve adicto ;)

La fauna de Galápagos


Sólo visité dos islas del famoso archipiélago de mi país, y en el poco tiempo disponible pude comprobar porqué las llaman también “Las Islas Encantadas”. Gracias a los guías turísticos observé varias especies de flora y fauna endémica (única en el mundo), nativa (habita también en otros lugares) e introducida (no pertenecen a las islas).

En la isla Santa Cruz destaca la Estación Científica Charles Darwin, donde hay un centro de crianza de tortugas en peligro de extinción. Las tortugas permanecen allí hasta cinco años, edad en la que ya son lo suficientemente fuertes para repoblar las islas de donde proviene cada subespecie. De estos gigantes, los más famosos son el “Solitario George”, llamado así por ser el único ejemplar de su subespecie de la isla Pinta (pero lamentablemente murió hace un poco más de un año, sin dejar descendencia), y “Súper Diego”, el padre de la nueva generación de tortugas de la isla Española.

Sector comercial y gastronómico en Buenos Aires


Luego de escribir un post para recordar lo más representativo de mi paseo en Buenos Aires, ahora voy a comentarles la parte comercial y gastronómica de la capital de Argentina, según mi percepción de los lugares que visité.

Estuve en dos centros comerciales (mall, shopping), ambos muy impresionantes y con muchísimas tiendas de grandes diseñadores; allí disfrutamos del patio de comidas, en especial en Alto Palermo donde me reuní con mis amigas del Club de Corazón Salvaje, con las cuales compartí varias horas mientras mis compañeros de viaje visitaban el zoológico. Este fue uno de los momentos más emotivos de mi viaje, porque a estas chicas las conocía desde hace varios años en el Club por internet, pero era la primera vez que me reunía con ellas personalmente. Como no hablo mucho, más bien estaba abrumada escuchándolas, compartimos sobre nuestras aficiones e intercambiamos recuerdos.

Ciudad amurallada de Québec


Québec es la capital de la provincia canadiense del mismo nombre y se encuentra a orillas del río San Lorenzo. Su Centro Histórico (Old Québec – Vieux Québec), fue declarado Patrimonio de la Humanidad, y en mi opinión es el más hermoso y rico en cultura de los que hasta ahora he visitado.

La Ciudad Vieja está completamente amurallada; dentro de sus muros hay historias de batallas que se cuentan en las Plazas, y espectaculares edificios de rica arquitectura francesa e inglesa, como el castillo Frontenac, el Seminario, el Correo, la Catedral, la Asamblea, el Regimiento Real, la estación de Trenes y muchos mas.

La provincia de Quebec


Québec es la provincia más grande de Canadá, su capital lleva el mismo nombre y es una ciudad hermosa tanto en la parte moderna como la Ciudad Vieja amurallada (Centro Histórico y Patrimonio de la Humanidad). Hice un viaje desde Toronto en auto rentado con un grupo de compañeros de la universidad, así que avanzamos hacia el norte de la provincia de Ontario guiándonos con mapas y señales de la carretera, cruzamos la ciudad de Montreal que es todo un laberinto en sus autopistas, y llegamos a la ciudad de Québec en un recorrido total de 8 horas.

En esta ciudad, nos recibe el río San Lorenzo que transcurre a lo largo de toda la parte este. El idioma predominante es el francés, aunque la mayoría habla también inglés; la atención en el hotel fue excelente y aunque fueron pocos días, pude visitar muchos lugares interesantes. Fui a finales del verano así que no me tocó pasar un frío intenso, solo había que abrigarse un poco en las noches para salir a recorrer y ver las luces de la ciudad.

Catedral de Lima, Perú


En mi último viaje a Lima estuve por poco tiempo, así que preferí tomar el Mirabus, típico bus turístico abierto en la parte superior, para recorrer el Centro Histórico.  Ya lo conocía, pero quería volver porque las construcciones coloniales son mi debilidad, sin importar la ciudad en la que me encuentre. 

El tour incluye la entrada a la Catedral que es imponente tanto por fuera como por dentro. Al iniciar el recorrido se muestra una capilla donde se encuentran los restos de Francisco Pizarro, con murales de mosaico que retratan su escudo de armas y la conquista del Perú.

La fuente del Salado en Guayaquil


Llamada la Fuente Monumental, es uno de los últimos atractivos que se han incorporado para posicionar a Guayaquil, la ciudad más poblada del Ecuador, como un reconocido destino turístico. Se encuentra en el estero Salado, en el malecón que hace unos años fue rescatado por el Municipio con la regeneración urbana.

Se accede a través del puente 5 de Junio, al final de la avenida 9 de Octubre. Allí inicia la ciudadela Ferroviaria, que ha visto multiplicadas las visitas de guayaquileños y foráneos atraídos por las luces, la música y la explosión de colores que se proyectan en el agua.

Ruta del Vino en Mendoza, Argentina


En mi último viaje hice un tour por la Ruta del Vino en Mendoza, provincia argentina conocida como "Tierra del Sol" por tener un clima ideal para la viticultura. Esta es una ruta que no se pueden perder los amantes del enoturismo, se puede acceder a varios viñedos y bodegas tipo boutique que están preparados para recibir a los turistas.

A Mendoza llegué en bus desde Santiago de Chile, y en una agencia en la misma terminal de buses contraté el tour para visitar dos bodegas con sus viñedos. Hay tours de bicicleta y particulares, pero es recomendable realizar uno oficial que se responsabiliza totalmente por el viajero. El paquete incluye transporte y guía, y la degustación de los diferentes vinos que allí se producen a un precio de 100 ARS (aproximadamente 25 USD al cambio en marzo/2012).

San José de Costa Rica, Pura Vida!


Estuve en San José de Costa Rica de paso, solo un día durante mi viaje de estudios de Maestría a Canadá. La mayor parte del tiempo estuvo lloviendo, así que casi no pude recorrer mucho de la ciudad a pie como me gusta, y disfrutar plenamente del slogan ¡Pura Vida! que distingue a los costarricenses o ticos. Llegamos en la tarde y como el tiempo era limitado había que aprovechar al máximo, pues el avión a Canadá salía al siguiente día y el objetivo de quedarnos en San José era visitar la fábrica de polietilenos Yanber.

Dimos una vuelta por los principales atractivos de la ciudad, entre los que destacan el parque La Sabana con el Museo de Arte Costarricense, el paseo Colón y la Avenida Segunda que lleva hasta el Parque Central. En los alrededores de este parque se encuentra el Teatro Mélico Salazar, la Catedral Metropolitana, el Teatro Central, el Banco Popular y muchos edificios y lugares interesantes. 

Fotos desde el aire


A muchos les da miedo mirar hacia afuera del avión cuando están en el aire, no saben lo que se pierden! Bueno, puede ser que el viaje sea durante la noche; o que a pesar de ser en el día, todo el tiempo sólo veamos nubes o el mar. También a veces preferimos el sistema de entretenimiento del avión, y si el viaje es muy largo o estamos tan cansados, hasta nos quedemos dormidos. Otras veces nuestro paisaje es el ala del avión.

Siempre hago lo posible para que me ubiquen en un asiento al lado de la ventana y por delante de las alas, incluso miro la ubicación del aeropuerto y la ruta de aproximación del avión para el aterrizaje, así puedo saber en qué lado me conviene sentarme para mirar y obtener las mejores fotos de una ciudad.

Sector comercial de Toronto


Toronto es una ciudad muy turística con una gran actividad comercial, especialmente en el sector de Yonge y Dundas Street donde se encuentra el Eaton Centre, el mall o shopping más grande y con mayor movimiento gracias a sus tiendas por departamentos que dominan la planta baja, a las marcas exclusivas que se encuentran en los pisos altos, y a sus subterráneos donde se puede encontrar los outlets con grandes ofertas. 

Alrededor del Eaton Centre hay abundantes tiendas de toda clase de artículos, desde electrónica hasta souvenirs. El sector está rodeado por plazas con monumentos o presentaciones al aire libre, hoteles de lujo, edificios monumentales, teatros y muchas atracciones.

Cayo Las Brujas, Cuba


Cuba no es solamente una gran isla sino un archipiélago, pues a su alrededor hay numerosos cayos: pequeñas islas en su mayoría deshabitadas y sólo visitadas por sus paradisíacas playas, tanto en el mar Caribe como en el Océano Atlántico. Visité los cayos Las Brujas, Ensenachos y Santa María y voy a iniciar haciendo una reseña del primero.

Cayo Las Brujas se ubica en la parte centro-norte de Cuba, sobre el Atlántico, en la provincia de Villa Clara. La ciudad más poblada y cercana es Santa Clara, de allí se pueden tomar tours cuyo recorrido es de una hora hasta llegar a la costa más cercana, en Caibarién

Pantanos de Villa en Lima, Perú


En un post anterior recomendé no dejar la capital peruana sin visitar las ruinas de Pachacamac. El mismo tour es el que recorre el sur de Lima  pasando por las playas, el centro del distrito de Chorrillos y algunos lugares de recreación de verano hasta llegar al área natural Pantanos de Villa. Se realiza en el Mirabus, que se toma en la Plaza Kennedy del distrito de Miraflores. 

El Mirabus hace una corta parada en este sitio ecológico, un lugar extenso cerca del mar donde hay lagunas (humedales) con gran vegetación, que son el hábitat natural de varias especies de aves que anidan allí como patos y cormoranes, y otras migratorias como gaviotas.

Museo de fútbol en Sao Paulo


Me gusta mucho el fútbol e ir al estadio y este post es para recordar mi visita a un museo muy interesante dedicado enteramente a este deporte: El Museo de Fútbol en Sao Paulo, Brasil. Se encuentra ubicado en el sector de Consolação, debajo de las gradas de la parte frontal del estadio Municipal Paulo Machado de Carvalho, más conocido como Pacaembú, y donde juega como local el club Corinthians.

Hasta ahora Brasil ha hecho una gran participación en los torneos mundiales de fútbol, y será la sede del próximo. Seguramente el museo tiene mucho trabajo para renovarse con el nuevo material, pues el objetivo es mostrar al mundo el fútbol de este país en sus diferentes épocas.

Cruzando el río de La Plata


Voy a describir mi travesía desde Buenos Aires, Argentina a Colonia del Sacramento-Montevideo, Uruguay en Buquebus.

En Buenos Aires las instalaciones de la empresa Buquebus se encuentran en la terminal Dársena Norte en Puerto Madero, son grandes y parece un aeropuerto, con pantallas que indican los arribos y partidas, los horarios y frecuencias. En el metro se puede llegar en la línea B (rojo), hasta la estación Leandro N. Alem que es la más cercana. Recomiendo comprar los boletos con varios días de anticipación porque se agotan rápidamente, para la compra solicitan el pasaporte.

De Santos a Guarujá en Brasil


Hace poco leí que están considerando dos alternativas para cruzar el estuario entre las ciudades paulistas de Santos y Guarujá en Brasil: un puente o un túnel. En cualquiera de los dos casos, la idea es sustituir la balsa (gabarra, ferry) que transporta miles de vehículos y personas a diario. Esto me hizo recordar que en Ecuador, al construir el puente entre Bahía de Caráquez y San Vicente, sucedió lo mismo (excelente para el tránsito vehicular entre ambas ciudades, pero la gabarra era un clásico).

En mi visita a Santos, éste era un paseo obligado, y ahora veo que hice una buena elección pues aunque dicen que la balsa quedará a pesar de la construcción de la nueva estructura, nunca se sabe si la seguirán utilizando aunque sea para turismo. Tuve que esperar horas para poder cruzar, pues hay una gran demanda y colas interminables para abordar, en especial a la hora de salida del trabajo y colegios cuando la gente regresa a sus casas.

Viajando en avión...


Le llaman el medio de transporte más seguro del mundo, pero las estadísticas que le han conferido el título se han disparado en contra y de forma alarmante estos últimos meses =(

No he sido víctima de esas estadísticas pues no he tenido ni un solo percance, y aunque me encanta viajar, siempre siento el apremio del despegue y aterrizaje. Ahora resido en Guayaquil, donde el aeropuerto se encuentra en medio de la ciudad, así que es común ver sobrevolar los aviones cerca y escuchar el ruido ensordecedor que producen.

Un día en Cádiz, España


En una nueva visita al sur de España, tuve la oportunidad de pasar unas horas en la ciudad de Cádiz, en Andalucía. Me recibió y acompañó un cielo despejado junto a un clima de lo más primaveral, mientras recorría gran parte del casco histórico, admirando los edificios emblemáticos, iglesias, plazas, puerto y playa.

Cádiz se encuentra enclavada en una bahía, y ya desde antes de llegar se podía contemplar el mar a ambos lados durante la última parte del viaje, antes de que el tren ingrese a los subterráneos de la ciudad. A mi izquierda tuve por varios minutos una bellísima playa, y a la derecha observé buques de la Armada Española y la construcción de un nuevo puente de acceso.

Playa Rosada en la Ruta del Spondylus


Hago una pausa con los relatos de mi último viaje para mostrarles una de las playas únicas y hermosas de mi Ecuador. Se trata de la "Playa Rosada", llamada así por el color de la arena originada por corales. Se encuentra en la provincia de Santa Elena, entre las comunas de Palmar y Ayangue y forma parte del corredor turístico Ruta del Spondylus (antes Ruta del Sol). 

Para ir desde Guayaquil hay que tomar la ruta E40 (Transversal Austral) más conocida como Vía a la Costa o Guayaquil-Salinas, que está en buen estado y bien señalizada, y seguirla hasta aproximadamente el km. 120 donde hay un desvío hacia la derecha que va a Baños de San Vicente, y que desemboca en la E15 (Troncal del Pacífico) que es la Ruta del Spondylus, justo antes de llegar a San Pablo

En este punto ya tenemos vista al mar a la izquierda, y unas salinas y piscinas de camarón o camaroneras a la derecha, y así sigue por varios kilómetros hasta que la vía se aleja del mar para subir los cerros que bordean la costa. Pero antes de iniciar el ascenso, se llega a Pueblo Nuevo, donde destaca la iglesia Santa Lucía.

Arena rosada y mar turquesa en la Ruta del Spondylus
Con mis compañeros de aventuras tomamos el camino que inicia justo en la iglesia Santa Lucía; se deja la carretera y hacia la izquierda se toma una vía secundaria que no está pavimentada. Hay que subir por los cerros a baja velocidad por unos 20 minutos, y cuando se encuentran en un cruce tipo Y, volver a tomar el camino de la izquierda, pues el otro conduce a la hostería Playa Rosada.

Esta vía termina abruptamente en un acantilado y abajo se puede ver la playa completa en todo su esplendor; se baja a pie y con cuidado por un camino de rocas. Si se sigue la Ruta del Spondylus hasta Ayangue, hay otra vía que permite llegar con el auto hasta la playa.

En transporte interprovincial hay que ir a la terminal terrestre de Guayaquil y tomar un bus que vaya a Montañita, y pedirle al conductor que indique cuando lleguen a Pueblo Nuevo o Ayangue. Este medio no es muy recomendable a menos que estén dispuestos a realizar una muy larga caminata a través de las lomas hasta llegar a la playa. También pueden tomar transporte hasta Salinas y de allí a Montañita.

Saludos.

Comprando souvenirs


Los souvenirs son artesanías, joyas, llaveros, prendas de vestir, delicias gastronómicas, arte, y un sinfín de artículos de diferentes materiales, en los cuales se plasman lugares, personas y costumbres. Cuando viajamos, nos encanta comprar esos recuerdos que colocaremos en algún rincón de casa para rememorar lo que vivimos, o que regalamos a nuestros amigos y familiares. 

No podría describir todo lo que he comprado y que engalana mi rincón de recuerdos, pero al menos de cada país compro un llavero y figura imantada para coleccionar, que tenga el nombre, mapa, bandera o algo emblemático; y una prenda para usar que puede ser camiseta, gorra, cartera, sandalias o bisutería. Aquí algunos lugares de donde he obtenido mi colección:

Guayaquil desde el río Guayas


Para quienes no salen de la ciudad cuando hay feriado, o si sólo quieren salir de la rutina, un paseo muy interesante en Guayaquil es navegar por el río Guayas en el barco Henry Morgan, más conocido como “Pirata Morgan”.

Se inicia en el Malecón en el muelle de la calle Sucre, donde se pueden adquirir los boletos para abordar. Recomiendo el horario de las 18:00 horas, pues se pueden observar las primeras luces de la ciudad al caer la tarde y una hora después cuando se desembarca, ya es de noche en Guayaquil.

Atacames, la playa más famosa en Esmeraldas


Es la playa más visitada de la provincia, en especial por los turistas que vienen de los Andes ecuatorianos. La temperatura del mar es ideal en cualquier época del año y su gran infraestructura hotelera y gastronómica atrae también a los extranjeros, en su mayoría colombianos.

Desde la ciudad de Esmeraldas, capital de la provincia del mismo nombre, se puede tomar un bus intercantonal en el Terminal Terrestre, y el viaje es de sólo 30 minutos hasta la ciudad de Atacames, o menos tiempo en taxi o auto particular. Si el viaje es desde Quito, capital del Ecuador, toma unas 5 horas si en transporte interprovincial directo, sin llegar al terminal de Esmeraldas.

Conociendo Roma: Plaza Navona


Durante mi paseo en Roma la lluvia me acompañó casi todos los días. A pesar de ello no me desanimé, y mientras mis compañeras de viaje perseguían otros intereses, me adentré en el centro de la ciudad partiendo desde el castillo de San Ángelo, luego de visitar El Vaticano. La meta era llegar a la Plaza Navona y al Pantheon, que están ubicados muy cerca entre sí, y de la posición en que me encontraba luego de cruzar el río Tíber. 

Pero en este lado de la ciudad las calles son verdaderos laberintos y me desorienté un poco, así que luego de dar un par de vueltas llegué a la plaza por el sur. Para entonces ya estaba despejado, así que pude contemplarla y recorrerla en su esplendor. Tiene forma de óvalo y se levanta sobre las ruinas de lo que fue el estadio de Domiziano; son impresionantes sus fuentes, edificios, obelisco e iglesias.

Montreal, toda una experiencia


Montreal es una ciudad canadiense asentada en una gran isla, así que todas sus autopistas terminan en puentes; tiene una gran zona subterránea con mucha actividad comercial y recreativa, y les sirve para refugiarse en los helados inviernos. Hay muchos lugares que visitar pero traté de ir a los más representativos en el poco tiempo que tenía disponible.

El idioma oficial es francés, pero la diversidad cultural es muy grande y hay una gran población de extranjeros por lo que la mayoría de la gente se puede comunicar también en inglés, en especial en las tiendas y los lugares turísticos (justo donde lo necesité). De todas maneras antes del viaje aprendí ciertas frases básicas en francés que me fueron muy útiles en el aeropuerto, hotel y restaurantes (sufrí hasta para pedir un poco de sal).

Circuito Mágico del Agua


Sin duda el que visita Lima, capital del Perú, hará un recorrido por Larcomar y el corredor costero del distrito de Miraflores, para contemplar las hermosas vistas del mar. Yo recomiendo además, no dejar la ciudad sin haber dedicado al menos una noche para disfrutar el Circuito Mágico del Agua.

Lo promocionan como el complejo de fuentes más grande del mundo; se encuentra en el Parque de la Reserva y es relativamente nuevo (la primera vez que fui a Lima aún no existía). Hay que ir con la vestimenta adecuada y dispuestos a divertirse porque de allí nadie sale seco, es imposible resistir la tentación de probar alguno de los juegos que tendrán como consecuencia salir empapados.

La Fuente Mágica
La fuente Mágica es la más grande de todas por su altura, lanza un géiser o chorro vertical central que alcanza hasta los 80 metros y al acercarse se puede sentir la brisa. La fuente de La Fantasía es la más larga en extensión y la más colorida, hay una sincronización de chorros como un arco iris, con música clásica o folklórica e imágenes proyectadas con láser sobre el agua pulverizada. Las imágenes muestran los símbolos patrios peruanos, coreografías o escenas de baile.

También destacan la fuente de Las Tradiciones, el Laberinto de Ensueño, y las fuentes de juegos para los niños. Lo que me pareció mas interesante fue un túnel con paredes de agua, por el que era posible pasar sin mojarse, mientras se ve el agua fluir por encima de la cabeza.


View more presentations from Croixmarie
Este parque es una celebración al líquido vital y una invitación a conservarlo. Tuve problemas con mi cámara y mis fotos no están muy nítidas, pero gracias Margarita por colaborar con algunas de las tuyas ;)

Saludos.

Curiosidades en Roma


Por fin después de seis meses de llegar a España, pude salir a conocer un poco más del continente europeo. Atendiendo a la invitación de una amiga ecuatoriana, inicié visitando Roma durante la Semana Santa, temporada por demás interesante para recorrer la capital italiana. De las ciudades que he llegado a conocer, en Roma y El Vaticano he pronunciado la mayor cantidad de "WOW's" por metro cuadrado, y no es para menos, con toda la historia que tiene sobre sus espaldas para contar.

Por ahora he realizado una corta recopilación fotográfica de lugares y situaciones que en mi opinión salen de lo común, o en algunos casos, anécdotas retratadas en mi cámara de aficionado. Como por ejemplo, la portada que acompaña esta entrada, donde un "intruso" se coló mientras tomaba fotos a la cúpula de la Basílica de San Pedro desde el puente San Angelo, sobre el río Tíber.

Centro Histórico de Quito


El Centro Histórico de Quito, capital del Ecuador, es uno de los más extensos y mejores conservados de América, y el primero en ser declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad. Cada vez que visito la ciudad, este lugar que me atrae como un imán, y dedico varias horas a recorrer sus calles empedradas, plazas e iglesias, y sus coloridas casas que exhiben columnas y balcones coloniales.

En transporte público se puede llegar fácilmente en el trolebús desde el norte o sur de la ciudad, los fines de semana el transporte en vehículos particulares está restringido, y sus calles se convierten en peatonales. En toda la zona hay hoteles, restaurantes, cafeterías, mercados y todo tipo de comercio, y además se ofertan paseos en carruaje con caballos.

Formula 1 en Interlagos


He aquí el motivo de mi viaje a Brasil en octubre del 2009: Ese año no podía dejar pasar la oportunidad de asistir a una de mis aficiones, así que conseguí los tickets para el Gran Premio de Formula 1 casi al inicio de la temporada, pues se agotan rápidamente. Otra cosa en agotarse es el alojamiento, ¡casi no había disponibilidad desde unos seis meses antes! Conseguir vuelo fue lo menos complicado pues era temporada baja y había promociones desde agosto.

Llegué al autódromo José Carlos Pace haciendo una combinación de metro y tren que me tomó un poco más de una hora, también es posible tomar los autobuses Circulares Expresos dedicados para el transporte al autódromo desde varios puntos de la ciudad, pero esta alternativa tomaba más tiempo y nada más rápido que un tren bajo tierra y otro en su carril exclusivo, pues el tráfico en Sao Paulo es pesado. La estación estaba bastante lejos de las puertas de ingreso, pero el camino estaba bien señalizado y custodiado, además lleno de aficionados en cuyo vestuario sobresalía el rojo de Ferrari, también había vendedores de souvenirs con el logo y colores de las principales escuderías.

El día sábado cuando estaban previstas las clasificaciones para el orden de salida en carrera, se desató una lluvia torrencial que me obligó a comprar un impermeable, aún así quedé empapada y muerta de frío, en especial porque hubo que esperar varias horas hasta que dejara de llover y nuevamente los coches estuvieran en pista. Esta fue la sesión de clasificación más larga de la F1 pues apenas salían los coches a realizar las pruebas había accidentes por la cantidad de agua y la poca visibilidad, lo que los obligaba a volver a los boxes. 
Equipo Renault y su piloto Fernando Alonso
Por fin cuando casi terminaba la tarde dejó de llover y los que disputaban la última clasificación encendieron sus motores alegrando al público que no dejaba de animar a Barrichello, el piloto local de Brawn GP, que finalmente se quedó con la pole position mientras todos a mi alrededor coreaban “Rubinho”. Se extrañó a Felipe Massa pero cada vez que aparecía en la pantalla gigante saludando, los gritos de los aficionados no se hacían esperar.

El domingo de la carrera el clima hizo todo lo contrario a los pronósticos pues el sol brilló todo el día, llegué justo antes del inicio y a diferencia del sábado, las graderías estaban llenas. Lo bueno es que los asientos están numerados, pero no lo necesité porque estuve moviéndome por todas partes para ver la carrera desde diferentes ángulos y tomar algunas fotos, tarea medio imposible por la velocidad de los coches cuando me posicioné frente a la recta de meta, lo mejor era cerca de la primera curva conocida como “S de Senna” donde sucedían la mayoría de adelantamientos. 

Pasada la mitad de la carrera ya había perdido el orden de las posiciones cuando pasaban los coches, así que tenía que mirar la pantalla gigante para enterarme. ¡Todo se me hizo tan corto! Al poco tiempo, Webber de Red Bull, ya había pasado por la bandera a cuadros de meta quedándose con el triunfo.



Sin duda fue una experiencia muy emocionante, viendo cómo Button de Brawn GP avanzaba posiciones hasta ganar el campeonato 2009 y Hamilton de McLaren quedaba tercero después de haber salido entre los últimos; y con momentos de tensión sobre todo por haber estado frente a un aparatoso accidente, viendo volar los neumáticos mientras el coche de Force India se hacía pedazos al estrellarse debido al aquaplaning en las clasificaciones, o ver incendiarse por unos segundos el Ferrari de Raikkonen mientras el McLaren de Kovalainen se llevaba la manguera de combustible cuando los demás iban tras el auto de seguridad.

Este año visitaré un nuevo circuito: mi favorito, el de Spa-Francorchamps, que acoge al Gran Premio de Bélgica.

Saludos.

Contemplando la playa de Esmeraldas


La vista desde uno de los miradores del barrio Tercer Piso, para contemplar la playa de Las Palmas y el océano Pacífico en Esmeraldas, es algo que no deben perderse quienes visitan esta ciudad del norte del Ecuador.

La visita se puede realizar en taxi a un precio de uno o dos dólares según el sector de la ciudad donde se encuentre, o tomado la línea de buses urbanos número tres. Apenas comienza el ascenso a través de la calle principal llamada Guadalajara, se puede apreciar entre las casas la maravillosa vista del azul del océano, y ya en alguno de los miradores aparece abajo la playa con su malecón, y además los buques que se “estacionan” en el mar para abastecerse de combustible.

El lugar es muy especial para mi porque crecí asistiendo casi todos los días a un Centro Estudiantil situado en este barrio, donde practicaba deportes, tocaba guitarra y daba mis primeras clases de matemáticas. Para entonces los miradores no estaban muy accesibles pues había que subir el cerro a pie y abrirse paso entre la maleza, ahora el sector está más poblado.

Mirador playa Las Palmas
El cerro no ha pasado desapercibido a las tragedias, pues hubo deslaves que se llevaron casas del barrio y además sepultaron las discotecas de la playa.

Los cerros de los barrios Miramar y Brisas del Mar son “vecinos” y paralelos al Tercer Piso, pero de los dos primeros sólo se ve la desembocadura del río Esmeraldas en el océano Pacífico y los puertos marítimo y artesanal, mas no la playa. La casa en que nací y crecí está en el barrio Brisas del Mar; y para llegar a Las Palmas sólo hay que bajar la loma y caminar 15 minutos, lo que hacíamos todos los domingos, sin excepción, luego de la Iglesia y el almuerzo.

Saludos.

Ruinas de Pachacamac


Esta vez les contaré de mi visita a las ruinas de Pachacamac en el Distrito de Lurín al sur de Lima, capital del Perú.

En el sector de Miraflores donde me hospedé hay un lugar de información turística de la Municipalidad en la Plaza Kennedy, donde se pueden contratar tours a diferentes sectores de la ciudad y fuera de ella. Las ruinas Incas más famosas del Perú que me encantaría visitar se encuentran bastante lejos de la capital, y como solo me quedaba un día para paseos (los otros dos fueron para compras) escogí un tour que permite visitar los Pantanos de Villa y la zona arqueológica de Pachacamac, muy cerca de Lima.

El trayecto es en el “Mirabus”, el típico bus turístico de dos plantas y abierto en la parte superior que me permitió apreciar las playas y los deportes acuáticos por el perfil costero de los distritos de Barranco y Chorrillos (además de hacerme acreedora a quemaduras de sol donde no utilicé el bloqueador).

El complejo arqueológico está enclavado en una parte desértica que contrasta con un valle muy verde que se ve hacia el sur, un asentamiento urbano al este y una hermosa vista al mar al oeste. Hay un museo de sitio con objetos muy interesantes obtenidos en las excavaciones, entre ellos el ídolo Pachacamac; el precio de 50 soles por el tour (dependiendo del cambio son unos 15 dólares) incluye el valor de las entradas. 
El Mirabus hace el recorrido por un camino entre las pirámides que aún están siendo excavadas y reconstruidas hasta llegar a la parte posterior del edificio más imponente: el Templo del Sol construido sobre una colina por los Incas; esta fue la única edificación a la que pude ingresar y fue realmente impresionante, en especial porque su fachada principal está orientada hacia el mar que provee una vista excelente de las islas cercanas.

Este pequeño tour dura hasta las 14:00 y es recomendable hacerlo un día sábado, los otros días no es muy popular y si el Mirabus no tiene el suficiente número de pasajeros no se realizará.

Saludos.

Cruzando fronteras: Paso Los Libertadores


En mi último viaje de mochilera por Sudamérica hace exactamente un año, pasé de Chile a Argentina cruzando los Andes en bus a través del paso Los Libertadores. La frontera que tienen en común los dos países es muy amplia, y hay varias carreteras que los comunican, pero ésta es la ruta comercial más importante y transitada entre Santiago, la capital de Chile, y Mendoza en Argentina.

Recorriendo Toronto



Toronto tiene muchos atractivos, tanto en sitios de interés y actividades disponibles, como en su gente. Pasé por esta ciudad en mi viaje de estudios a Montreal, tuve 4 días para recorrerla y conocer los lugares turísticos más destacados; pensé que pasaría algo de frío en Canadá, pero me tocó regresar con los abrigos intactos en la maleta. El hospedaje en los hoteles fue excelente!

La Torre CN es el principal atractivo en la ciudad, hay muchas actividades que se pueden realizar allí y dependiendo de eso se compran los boletos para el acceso. Por un ascensor panorámico que sube 72 pisos en pocos segundos se llega al Lookout y al restaurant 360º, desde donde se puede observar casi toda la ciudad y el lago Ontario. El restaurante es giratorio y estando unas horas sentados en la mesa se nota cómo va cambiando la vista de la ciudad hasta volver al punto de partida.

También se puede acceder a un sector que tiene piso de vidrio para mirar hacia abajo a las bases de la torre (algunos no se atrevieron a pisar). Si se paga un poco más se puede llegar hasta el SkyPod a través de un ascensor más, este es el lugar de observación más alto del mundo, donde el viento se siente muy fuerte y la vista del horizonte se amplía.

Al lado de CN Tower se encuentra el Rogers Centre, un estadio multideportivo cuyo techo puede abrir y cerrar según se necesite, es la sede de los principales equipos de béisbol y fútbol de Toronto. Continuando el recorrido en el mismo sector, llegamos a Union Station, un inmenso edificio que alberga la principal estación de trenes y metro. El transporte público es bastante organizado, en las calles principales circulan los tranvías, pero en las autopistas hay grandes congestiones, lo bueno es que la señalización es excelente y los mapas se pueden conseguir en cualquier puesto de información.

View more presentations from CroixMarie
Otro lugar para no perderse es el City Hall, donde se encuentran los impresionantes edificios de gobierno (ayuntamiento o municipio) tanto el antiguo como el nuevo, y a su alrededor monumentos en honor a héroes, banderas de las provincias canadienses, plazas y fuentes de agua, además de restaurantes y hoteles de lujo. Estos lugares son frecuentados por turistas de todas partes del mundo a todas horas; esta es realmente una ciudad multicultural.

Y hablando de cultura, puedo recomendar el Museo Casa Loma, que es un auténtico castillo ubicado en medio de la ciudad y que en su interior conserva todo el mobiliario original de su época, además tiene un túnel subterráneo que conecta con los establos y el invernadero al otro lado de la calle. Para los que no disfrutan mucho con la cultura, hay parques de diversiones, acuario, y entretenimiento en el Cirque del Soleil, entre muchas opciones más.

La oferta de paseos guiados en buses panorámicos de dos pisos, o en ferry y yate por el lago Ontario es alta y variada; también se puede aprovechar las playas urbanas a orillas del lago para tomar el sol del verano. Los tours pasan por los más reconocidos museos, teatros e iglesias y por el gran sector comercial.

Saludos.

Un día en Montevideo


Aunque solo fue un día, hice muchas cosas interesantes. Desde antes de viajar a Buenos Aires tenía planeado cruzar el río de La Plata para ir a Montevideo, así que investigué todo lo relacionado con el transporte en barco de la compañía Buquebus. Contaba con poco tiempo y dinero para hacer la travesía, así que aproveché una promoción que permitía tomar el Buquebus hasta Colonia en Uruguay, y luego un bus de la misma compañía hasta la capital (también se puede hacer el viaje directamente). Lo peor era que el viaje por ser una oferta sería a medianoche y el regreso también, así que durante dos noches tendría que dormir (si es que podía) un tramo de tres horas en barco y otro del mismo tiempo en bus. 

No tengo quejas de este viaje (me encantaría repetirlo) dormí casi todo el trayecto en ambos transportes, tanto que apenas me acuerdo cuando estuvimos en Colonia y nos registraron la entrada al país en el pasaporte. Una vez que llegué a la terminal de buses en Montevideo, y ya estaba completamente despierta (hacía frío, era un día antes del inicio de la primavera) con mis compañeros de viaje, grandes amigos que estudiaron conmigo en la universidad, emprendimos mapa en mano la visita a la ciudad por el Boulevard General Artigas, donde destacan la Plaza de la Bandera, la Cruz del Papa y el Obelisco.

Tomamos un transporte público en que avanzamos hasta el lugar donde se encuentra el monumento al Gaucho, en la avenida 18 de Julio. Esta avenida es muy transitada y allí se puede encontrar de todo: bancos, restaurantes, centros comerciales, plazas y monumentos, es precisamente donde se puede medirle el pulso a la ciudad. En una de las plazas compramos artesanías y conversamos con algunos residentes que recordaron el éxito que mi compatriota Alberto Spencer tuvo en el fútbol del club Peñarol.


View more presentations from CroixMarie
Seguimos el recorrido a pie hasta que llegamos a la Plaza de la Independencia, donde el Palacio Salvo domina imponente una de las esquinas, el monumento a Artigas el centro (prócer nacional, muchos sitios emblemáticos llevan su nombre) y en la parte posterior la “Puerta de la Ciudadela” que indica el inicio de la ciudad vieja hacia una calle peatonal. Muy cerca se encuentra el teatro Solís que en ese entonces estaba celebrando su 150º aniversario. Siguiendo en dirección al puerto marítimo, encontramos hermosas edificaciones, restaurantes que ofertaban el delicioso asado uruguayo y una feria de artesanías en la Plaza Constitución frente a la Catedral. 

Me reuní con una amiga uruguaya que vive en Montevideo y a la que solo conocía por internet, ella me acompañó a visitar otros lugares de la ciudad, como el edificio de mármol del Palacio Legislativo, donde pudimos ingresar y admirar su arquitectura y organización y nos comentaron que en las reuniones de los Diputados el pueblo puede asistir.

Finalmente ya al caer la tarde y acercarse nuestro retorno, mi amiga nos recomendó ir a las ramblas (malecón les llamamos acá) de los sectores de Punta Carretas y Pocitos, para ver las playas del río de La Plata al atardecer. Había personas pescando allí entre unas rocas (bañistas no, por la hora y por el frío) también haciendo ejercicios en los parques. Antes de regresar a la terminal Tres Cruces a tomar el bus que nos llevaría de regreso a Colonia y al Buquebus hacia Buenos Aires, hicimos compras en el shopping Punta Carretas y allí terminamos nuestro recorrido por la ciudad.

Saludos.

Visitando Fuengirola, en la Costa del Sol


Para despedir el año 2012 y recibir en familia el 2013, fui a visitar a mis primos en Fuengirola. Esta es una bonita ciudad en la Costa del Sol malagueña, al sur de España. Era mi primera vez en el Mediterráneo, y como adoro el mar y además estaba huyendo del frío de Madrid, esos días se convirtieron en un tiempo muy especial que disfruté al máximo.

Guayaquil, la Perla del Pacífico


Tú eres perla que surgiste, del más grande e ignoto mar… mi canción preferida entre todas las que resaltan al puerto principal del Ecuador, la ciudad que me acogió cuando dejé la propia para continuar con mis estudios universitarios, y en la que vivo desde entonces.

Guayaquil se encuentra entre los ríos Daule y Guayas y el estero Salado, que es un brazo de mar que ha perdido espacio y especies contra las urbanizaciones. Durante los últimos años ha cambiado bastante gracias a la “regeneración urbana” promovida por una eficiente administración que se ha concentrado en los sectores turísticos, pero que está avanzando también a los barrios populares, lo que ha logrado posicionar la ciudad en lugares prominentes tanto en el país como en el exterior, para orgullo de sus habitantes. 

Iguana emblemática de Guayaquil
Los lugares más emblemáticos y por lo tanto más visitados por nacionales y extranjeros son el Malecón 2000 en el río Guayas, el barrio Las Peñas donde ocurrió la fundación, y el cerro Santa Ana desde donde se puede ver una panorámica de la ciudad luego de subir más de 400 escalones. El Malecón del Salado también ofrece lugares de recreación y una atractiva fuente de colores animada con música.

La gente es amable y tienen su lado folklórico al que aún no logro acostumbrarme, como por ejemplo en la comida (mi estómago que nació y creció en Esmeraldas ha sufrido bastante) y la picardía de querer salirse siempre con la suya. La iguana es un habitante honorario de la ciudad, tanto que tiene un parque exclusivo y hasta un monumento; otro animal emblemático es el papagayo, que ya está en peligro de extinción.
El movimiento comercial y bancario es intenso. El caos se presenta en forma de inseguridad y tráfico. Las fiestas se celebran durante todo el mes de julio con muchas actividades cívicas y de entretenimiento.

Saludos.

Recordando Buenos Aires


La capital argentina es una de esas ciudades a las que debes regresar, una semana no fue suficiente para conocer muchos de sus grandes atractivos. No visité el Zoológico, el Jardín Botánico ni el Museo Nacional de Ciencias, no pude asistir a una obra en el teatro Colón, o a un partido en el estadio de Boca, a un espectáculo de Tango, ni salir a un tour por el delta del Tigre. Con esto parecería que no he ido más allá de la esquina, pero en realidad hay tantas cosas que ver y sentir en Buenos Aires!

Llegué una mañana al aeropuerto de Ezeiza a mediados de septiembre, mientras anunciaban que la temperatura era de 5 grados centígrados. Algo que se percibe apenas llegar es que esta ciudad promueve la cultura y el turismo, es muy agradable cuando estás en una calle sin saber qué dirección tomar y se acerca alguien amablemente a ofrecer su ayuda para "ubicarte" y de paso explicarte varias alternativas en la zona que quieres visitar.

Parque Colón, posterior a la Casa Rosada
Viajé con dos amigos de la universidad, y nos alojamos en un hostal en el barrio Recoleta, ya que en los viajes de aventura generalmente no se cuenta con mucho presupuesto. Al principio no nos acostumbramos a las dos horas de diferencia, pero nos propusimos "madrugar" al ver que nos quedábamos cortos de tiempo. En la noche estábamos despiertos hasta tarde, en la zona donde nos hospedamos hay bastante actividad que se desarrolla en los teatros y otros sitios de entretenimiento, en especial en la avenida Santa Fe.

La avenida 9 de Julio, donde se encuentra el Obelisco es de gran actividad, y punto de referencia para movilizarse a muchos lugares, alli se encuentra también el Teatro Colón que es muy impresionante tanto por dentro como por fuera. Hicimos un tour donde nos mostraron las actividades que se realizan en su interior, y cuando intentamos comprar entradas para un espectáculo, ya estaban agotadas. Donde si entramos fue al museo que se encuentra en la Casa Rosada (Palacio de Gobierno), que contiene la historia de los presidentes y gobiernos del país.  

Un lugar emblemático de la ciudad es el barrio de La Boca y Caminito, una calle que aparece en casi todas las postales de Buenos Aires con sus casas de colores, y donde se puede conseguir todo tipo de souvenirs; hay parejas que bailan tango en la calle y te invitan a tomarte fotografías para luego presumir que bailaste con ellos. El barrio San Telmo evoca la historia de los primeros pobladores de la ciudad, y en sus calles hay muchas tiendas de antigüedades que ofertan artículos interesantes, además edificios antiguos de hermosa arquitectura e iglesias imponentes.

En el barrio Flores hicimos compras y recorrimos la gran cantidad de tiendas de diseñadores locales, hasta allá no llegaba el transporte subterráneo, pero si el tren. Y hablando del "subte", alli tuve una experiencia no muy agradable, que por alguna razón finalmente resultó divertida. No sabíamos que había una manifestación cerca del Palacio de Gobierno donde esperábamos la conexión con otra ruta, de pronto llegó una marea humana con la que tuvimos que atropellarnos para tomar el siguiente subte, no podíamos esperar siquiera a que pasara el tumulto porque simplemente nos arrastraron y tuvimos que entrar en la primera puerta que se abrió, y ya en movimiento (el subte, porque nosotros no podíamos mover ni las pestañas de tan pegados que estábamos con la gente) hablamos de todo sin importar que nos escucharan, igual nadie nos conocía.

Para movilizarse en este transporte público se nos hizo conveniente comprar una tarjeta para toda la semana, en lugar de pagar cada vez que lo abordábamos.

Saludos.