Funicular del monte Serrat en Santos, Brasil


El funicular del monte Serrat es uno de los mayores atractivos de Santos, la ciudad del café, que es el puerto marítimo principal del estado de Sao Paulo, y la playa más cercana para los paulistanos. Brasil es un país tan grande que las distancias entre lugares son inmensas, pero en este caso basta una hora de viaje desde Sao Paulo para llegar a Santos.

Es muy fácil acceder al funicular, pues el monte Serrat es visible desde casi cualquier punto de la ciudad, se puede llegar caminando desde el Centro Histórico hasta la caseta de ingreso. Se paga R$ 21 por persona  y ya estamos listos para abordar y ascender a unos 150 metros. La vista es espectacular durante los 4 minutos que dura la subida; en la mitad del camino nos cruzamos con el otro "bondinho" que desciende de forma sincronizada.

Vista del centro hacia la playa
La iglesia estaba en reconstrucción
En lo alto, al desembarcar nos encontramos con el casino, que hace muchos años no está en funcionamiento, pero es posible alquilar los salones para reuniones. También hay un pequeño museo con objetos y fotografías que recopilan la historia del funicular, pues hubo varios deslizamientos de tierra que pusieron en peligro la estructura.

Al salir del casino se abre el panorama: ¡No es posible escoger a qué lado mirar, pues todo es espectacular! Por un lado se ve el puerto marítimo con toda la actividad frenética de la llegada y salida de los buques, yates, lanchas y cruceros. Luego está el Centro Histórico con el Museo del Café, la Catedral, los edificios Patrimoniales, los parques con sus monumentos; todo ello observado desde arriba. Finalmente tenemos la vista de la parte moderna de la ciudad, con amplias avenidas y grandes edificios, el estadio del club de fútbol Santos, y la playa.



En la cima también hay una iglesia, Nuestra Señora del Monte Serrat, que estaba en reconstrucción en el momento de mi visita, así que no pude entrar. Desde allá hay otra vista, hacia los puentes que llevan a la isla de Guarujá, la autopista de ingreso de la ciudad y el terminal terrestre, y las favelas que están asentadas en los cerros vecinos.

Luego de una larga sesión de fotos llegó el momento de descender. Los bondinhos salen cada media hora, así que hay que estar atentos para volver al casino a tiempo.

Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario