Santiago, capital de Chile


Santiago es una gran ciudad que se ha recuperado de las secuelas de fuertes terremotos; este será un recordatorio de un corto paseo de tres días que hice hace algunos años. Ya había publicado este post anteriormente, pero no cargaba bien la página así que tuve que rehacerlo; además como es antiguo, aprovecho para actualizar algunos datos mientras preparo un nuevo post sobre mi reciente visita a la capital chilena.

Con el tiempo disponible que tuve en mi primera visita a Santiago, sólo visité unos pocos lugares. Uno de ellos y el más emblemático fue el Palacio de La Moneda, sede del gobierno central de Chile; ingresé al patio de Los Naranjos en el interior del edificio, donde hay algunos de estos árboles, esculturas, y una fuente.

A pocas cuadras de allí recorrí el Paseo Ahumada, una calle peatonal muy concurrida por el movimiento comercial y financiero que allí se desarrolla; desemboca en la Plaza de Armas donde se encuentran la Catedral, el Municipio y el Museo Histórico Nacional. Además en los alrededores hay restaurantes y locales de comida rápida, donde se puede degustar los platos típicos; por primera vez probé la Chorrillana, que consiste en papas fritas con carne, huevo y cebollas y me pareció excelente!

Luego fui hacia el Parque Forestal y la Plaza Italia, muy conocida por el monumento al General Baquedano y el edificio Telefónica. Desde allí crucé un puente de la Avenida Costanera Norte para dirigirme hacia la estación de ingreso del Funicular, al pie del cerro San Cristóbal. En lo alto del cerro se encuentra una imagen de la Virgen de la Concepción, con su capilla y anfiteatro, y un mirador para contemplar la ciudad.

Antes de subir al funicular me advirtieron que el clima no era el ideal para la vista, pues casi empezaba a llover y estaba nublado, pero no tenía alternativa pues no podría regresar otro día; sin embargo disfruté mucho del paseo y los atractivos del parque, aunque no pude ver los Andes en el horizonte.

Ver más presentaciones de Croixmarie
Desde el mirador del cerro, caminando unos metros hacia atrás, se encuentra el Teleférico que en ese entonces estaba en pleno funcionamiento; es la primera vez que veo uno que hace el recorrido en forma horizontal, y se utilizaba también para transporte de pasajeros (en Quito tenemos uno que sube la montaña hasta más de 4000 msnm y solo es recreacional).

Finalmente, estuve en el sector de Providencia, haciendo compras de vinos en un Centro Comercial; esta zona es moderna y hay gran actividad de bancos, restaurantes y comercio. Me llamó mucho la atención que en esta ciudad sí se respeta al peatón, que tiene prioridad sobre los vehículos al cruzar las calles, todo muy bien organizado y nada de excesos en velocidad o ruido. El metro y el transporte público en general es muy bueno, a pesar de que en ese entonces estaban en disputas por el Transantiago.

Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario