Viajando en avión...


Le llaman el medio de transporte más seguro del mundo, pero las estadísticas que le han conferido el título se han disparado en contra y de forma alarmante estos últimos meses =(

No he sido víctima de esas estadísticas pues no he tenido ni un solo percance, y aunque me encanta viajar, siempre siento el apremio del despegue y aterrizaje. Ahora resido en Guayaquil, donde el aeropuerto se encuentra en medio de la ciudad, así que es común ver sobrevolar los aviones cerca y escuchar el ruido ensordecedor que producen.


Antes de abordar un vuelo es importante estar bien informados porque muchas cosas de última hora podrían suceder. Mantener comunicación con la aerolínea es vital; algunas permiten el check-in y reseva de asientos con anticipación desde internet (por eso amo a LAN). Los aeropuertos son más bien un dolor de cabeza, en el de Guayaquil es horrible pasar el escaner de seguridad, por ejemplo me hacen sacar hasta las botas! cosa que no sucede en el de Quito.

A punto de aterrizar en Guayaquil
Me encanta tomar fotos desde el aire y he tenido diferentes experiencias en los aeropuertos y en los vuelos, seguro este post no me va a alcanzar para contarlas pero intentaré hacer un resumen de las más llamativas:

- El viaje con mayor número de escalas ha sido Guayaquil-Toronto, tuve que aterrizar 5 veces! la ruta era Guayaquil-Quito-Lima-San Jose-San Salvador-Toronto. Claro que se puede hacer más directo con sólo una escala en Bogotá o Miami por ejemplo, pero mientras esperaba el resultado de la Visa canadiense perdí mi reserva original y me tocó comprar “lo que había”.

-El vuelo más “sospechoso” fue cuando regresaba de la isla San Cristóbal en Galápagos. El check-in fue tan informal, no había visto mi equipaje en todo el día (lo revisan minuciosamente para que no saquen ni un grano de arena de las islas), casi nos empujaron para abordar y cerraron la puerta, miré y no había mas de 10 personas en el avión y sólo una azafata. Yo me hice la fuerte para no asustar a mi sobrina pero se percibía algo raro… y cuando llegamos a Guayaquil ¡dimos 2 vueltas a la ciudad! Mientras tanto vi aterrizar dos aviones y despegar a otro. Nunca antes me había atrapado el tráfico aéreo.

Isla del Sol en el lago Titicaca, Bolivia
- Una vez perdí la conexión de Lima a Quito, como el causante fue la aerolínea me alojaron gratis en un hotel del mismo aeropuerto. Pero cuando se retrasó mi vuelo desde La Habana, pasé más de 24 horas en el aeropuerto de Panamá porque no tenía Visa para entrar al país y buscar hospedaje (ahora ya no solicitan Visa a ecuatorianos en Panamá), lo bueno fue que me reencontré con un amigo y que hay una gran zona de Duty Free, y lo malo es que mi tarjeta de crédito pagó las consecuencias. En otra ocasión perdí una conexión en centroamérica por un huracán…

- En el aeropuerto de La Habana me demoré más de media hora en la zona de migración mientras verificaban mi Visa de estudiante; mientras tanto del otro lado toda la gente retiraba el equipaje. Cuando por fin pasé fui a buscar el mio y me demoré en eso otra media hora. Al verme dar tantas vueltas la policía de migración me llamó para interrogarme! pensé que me regresarían a mi país porque en el formulario puse que no tenía ninguna enfermedad y sin embargo estaba afectada de la garganta, y se dieron cuenta cuando hablé. Les expliqué el problema y me ayudaron a recuperar mi equipaje.

- Uno de mis aterrizajes más difíciles fue en Quito, pues durante el vuelo hubo mal clima y turbulencia y la neblina estaba tan densa que nunca vi nada por la ventana hasta que bajamos del avión. Allí venía también el equipo completo de fútbol de Liga de Quito que había ganado su partido en Buenos Aires por la Copa Libertadores (durante la escala en Lima nos sacamos algunas fotos con ellos). Al aterrizar el avión se balanceaba para ambos lados, el técnico de Liga estaba a mi lado y era el que más rezaba… cuando por fin se detuvo el avión y estábamos seguros, todo el equipó aplaudió!

Adoro los aviones grandes con sistema de entretenimiento personal
- En dos ocasiones me han destrozado la maleta y hasta he tenido que comprar una extra en el país de destino, las aerolíneas dicen que tienen seguro pero más bien hacen perder el tiempo… y una de esas veces en que perdí la conexión mi equipaje llegó un día antes y tuve que ingresar a la bodega del aeropuerto en Guayaquil para reconocerlo y que me lo devolvieran (¡no tenía la etiqueta de que me pertenecía!)

Hay muchas anécdotas más y también consejos sobre seguridad que compartiré en un próximo post. Aunque no lo crean, mi programa favorito de National Geographic es “Mayday: Desastres Aéreos”, se aprende mucho de lo que ya ha sucedido. Y a veces pensamos “esto no me pasará a mi” pero por ejemplo hace unos meses se salió de pista un avión en el aeropuerto de Quito, sin consecuencias graves para los pasajeros, gracias a Dios.

Aunque volar sigue siendo seguro basado en el número de pasajeros versus accidentes, mejor hacemos nuestro testamento por si acaso, en especial porque es más peligroso movilizarnos por las carreteras y sin embargo lo hacemos todos los días…

Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario