Sector comercial y gastronómico en Buenos Aires


Luego de escribir un post para recordar lo más representativo de mi paseo en Buenos Aires, ahora voy a comentarles la parte comercial y gastronómica de la capital de Argentina, según mi percepción de los lugares que visité.

Estuve en dos centros comerciales (mall, shopping), ambos muy impresionantes y con muchísimas tiendas de grandes diseñadores; allí disfrutamos del patio de comidas, en especial en Alto Palermo donde me reuní con mis amigas del Club de Corazón Salvaje, con las cuales compartí varias horas mientras mis compañeros de viaje visitaban el zoológico. Este fue uno de los momentos más emotivos de mi viaje, porque a estas chicas las conocía desde hace varios años en el Club por internet, pero era la primera vez que me reunía con ellas personalmente. Como no hablo mucho, más bien estaba abrumada escuchándolas, compartimos sobre nuestras aficiones e intercambiamos recuerdos.


Al siguiente día hicimos compras en la calle Florida y en Palermo. Florida es una calle totalmente comercial porque está cerrada al tránsito de vehículos, la recorrimos empezando cerca de la Plaza de Mayo hasta la avenida Córdoba. Allí se puede encontrar de todo, pero a mi me interesaron más los libros y los deliciosos alfajores. En el barrio de Palermo fue donde más caminamos al punto que al caer la noche ya no podía dar un paso más, recorrimos la avenida Santa Fe que es de gran movimiento comercial en la zona, llegamos hasta Belgrano donde también hay muchos lugares para comer y de entretenimiento.

Textiles en el barrio Flores
Cuando ya casi terminaba nuestra estadía en la ciudad, fuimos al barrio Flores para hacer las últimas compras. Allí en la planta baja de los edificios se comercializa lo que se diseña y fabrica en los pisos superiores, y generalmente venden a comerciantes así que sólo los sábados hay ventas al detal, tuvimos que comprar mínimo un cuarto de docena de cualquier prenda pero a precios muy buenos.

Acerca de la comida, lo que más encontramos fue carnes, pasta y dulces. El asado y la parrilla es tradición y lo más destacado que probé fue en un restaurante de la calle Corrientes y en "La Cholita", un lugar muy simpático ubicado en Recoleta. Los helados son exquisitos y me encantaron los de Freddo, las galletas y alfajores con manjar se pueden conseguir en cualquier tienda, mis favoritos los de Havanna.

Zona de restaurantes en Puerto Madero
También me gustó mucho la pizza, en una modalidad de bufete donde se podía probar de todos los sabores e ingredientes existentes hasta saciarse y por un módico precio. Y hablando de precios, encontré todo barato en comparación a los de Ecuador y hay muchos lugares donde aceptan el pago con dólares, pero a veces no es recomendable por el tipo de cambio que aplican. Lo mejor es ir a un banco, aunque estos cierran a las 15:00 y entonces no queda más que una casa de cambio, donde pagan lo correcto. Lo menos recomendable es hacerlo en el aeropuerto porque allí si se pierde mucho dinero en el cambio.

Un sitio de gran actividad gastronómica y marítima es Puerto Madero, a orillas del río de La Plata. El lugar es muy visitado por personas y familias enteras que salen de sus casas y trabajos y buscan un momento de relax, me pareció muy interesante que simplemente se acuestan en el césped a recibir los primeros rayos de sol de primavera luego del frío invierno, y se duermen sin importar si están vestidos elegantemente, o sin preocuparse de que les roben las pertenencias que dejan a un lado.



Puerto Madero también es una zona de restaurantes de todo tipo y en otro de sus sectores se puede comer la parrilla o el "choripan" en quioscos informales de comida rápida, además alquilar bicicletas para dar un paseo. Del lado del puerto, en Dársena Norte se encuentran las embarcaciones como el Buquebus, que es un medio de transporte muy utilizado para ir al Uruguay, y que por supuesto también aprovechamos.

Este viaje lo realicé hace varios años, seguramente hay muchos detalles que se me escapan y además muchas cosas habrán cambiado en Buenos Aires, pero estoy segura que regresaré y tendré la oportunidad de seguir viviendo experiencias en esta ciudad acogedora y hermosa.

Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario