Mi sector favorito de Sao Paulo


Continuando con el relato de mi visita a los barrios de Sao Paulo en Brasil: el día en que más caminé fue cuando visité el Museo de Fútbol en el barrio de Consolaçao. Recorrí la Avenida Angélica deteniéndome a ver vitrinas en el shopping Higienópolis, crucé el parque Buenos Aires y bajando unas laderas por fin llegué al Estadio Municipal conocido como Pacaembú. En la plaza frente al estadio y ocupando parte del parqueadero había una feria de comidas, frutas y legumbres. 

La entrada al museo cuesta 6 reales y vale la pena completamente; Brasil es por excelencia un país de fútbol y toda su historia en este deporte está plasmada en este sitio que utiliza tecnología multimedia, fotografía y juegos para entretener a sus visitantes. Allí escuché narraciones originales de radio de los goles de Pelé, vi un video de la desolación brasileña con el “Maracanazo”, la historia de todos los mundiales de fútbol y los jugadores más destacados, la evolución de los implementos como el balón y el vestuario; además grupos de niños que disfrutaban tratando de meter goles en arcos reales o virtuales. Cualquier partido de Brasil en las eliminatorias mundialistas podía ser visto en su totalidad siempre que se cuente con un poco más de tiempo.

Museo de Fútbol en el estadio de Pacaembú
Saqué mi mapa para continuar el recorrido por el lado posterior del estadio hasta el cementerio de Araçá y no tenía idea de que las calles de este barrio estaban entre valles y había que subir una empinada colina mientras el sol estaba en todo su esplendor, pero por fin llegué al barrio Jardim Paulista.

Caminé por la Avenida Rebouças por el Centro de Convenciones y el sector del Hospital Clínicas, una gran concentración de servicios de salud, hasta la Rúa Oscar Freire. Este es un sector de opulencia que se nota en los exclusivos restaurantes, las tiendas de diseñadores famosos, y los vehículos de lujo que por allí circulan.

Hice compras en la tienda de Havaianas, ya que uno no puede regresar del Brasil sin llevar estas sandalias en los pies, en la maleta y hasta en llaveros, aunque acá en Ecuador se pueden conseguir en varias tiendas pero al doble del precio y no hay diseños tan variados. Luego tomé la Rúa Augusta hasta la Avenida Paulista.

La Paulista es la avenida con mayor movimiento en este sector, lo que se nota en los peatones, motociclistas, automóviles, buses, y el metro bajo tierra. La recorrí desde la estación Consolaçao hasta Brigadeiro y se puede encontrar de todo: bancos, agencias de viajes, hoteles, almacenes, librerías, teatros, restaurantes, hospitales, etc.

Hice un video recopilatorio de unos cuantos momentos de mi estadía en estos barrios de Sao Paulo (perdonarán la baja calidad y el movimiento ) ;)


Destacan también los rascacielos de arquitectura muy diversa con grandes antenas en las terrazas, y los helicópteros aterrizando en ellos; mi parte favorita fue el parque Trianon y el Museo de Arte de Sao Paulo (MASP) que sobresale desde lejos por el color rojo de sus columnas. Cruzar las calles transversales es bastante difícil a pesar de los semáforos y hay que cuidarse de los motociclistas que tratan de evitar el tráfico.

Los que desean visitar la ciudad deberían considerar hacer un recorrido por la avenida Paulista, como algo que no pueden perderse!

Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario