Montreal, toda una experiencia


Montreal es una ciudad canadiense asentada en una gran isla, así que todas sus autopistas terminan en puentes; tiene una gran zona subterránea con mucha actividad comercial y recreativa, y les sirve para refugiarse en los helados inviernos. Hay muchos lugares que visitar pero traté de ir a los más representativos en el poco tiempo que tenía disponible.

El idioma oficial es francés, pero la diversidad cultural es muy grande y hay una gran población de extranjeros por lo que la mayoría de la gente se puede comunicar también en inglés, en especial en las tiendas y los lugares turísticos (justo donde lo necesité). De todas maneras antes del viaje aprendí ciertas frases básicas en francés que me fueron muy útiles en el aeropuerto, hotel y restaurantes (sufrí hasta para pedir un poco de sal).


La zona hotelera donde me hospedé está en la calle (rue) Sherbrook y por allí empecé la exploración de la ciudad. Precisamente esa semana se llevó a cabo el Festival Mundial de Cine y las películas se proyectaban al aire libre, con personas sentadas incluso en la calle. El primer día lo pasé completamente de compras, cuando se viaja al final de temporada hay muchas ofertas que aprovechar.

La rue Sainte Catherine es la principal avenida comercial, con muchos "shoppings" que se extienden tanto hacia arriba como hacia la ciudad subterránea, como el Eaton Centre. Cuando se ingresa por alguna estación de metro o un centro comercial a los subterráneos, es fácil perderse y salir por un lado de la ciudad completamente distinto y a muchas cuadras de distancia, abajo todo es tan pintoresco como en la superficie y hay bastante movimiento durante todo día.

Las carretas listas para un paseo por el Centro Histórico

Para comprar souvenirs la mayoría de las tiendas están cerca de la Ciudad Vieja o Centro Histórico a pocas cuadras de la Basílica de Notre Dame; esta iglesia es muy impresionante al igual que todo el sector que la rodea. La Ciudad Vieja tiene un gran encanto: los edificios, iglesias, el mercado, las calles empedradas, las carretas de caballos para los paseos; en todos los rincones se respira mucha tranquilidad. 

En frente se encuentra el río San Lorenzo, el muelle y el puerto, donde hay una gran variedad de restaurantes, en especial en la plaza Jacques-Cartier; también es posible hacer un recorrido en el típico bus rojo de dos niveles abierto en la parte superior, para visitar los sitios más representativos del Centro Histórico. Además se encuentran allí el Museo interactivo de Ciencias y el teatro IMAX. 

Mi lugar favorito fue el parque Jean-Drapeau, formado por dos islas donde se puede disfrutar de todo tipo de deportes; hay parques de diversiones, lagos, ciclo-vías, una gran variedad de flora y fauna, y una hermosa cúpula llamada "Biósfera" donde se encuentra el museo del Medio Ambiente. Es fácil llegar en el metro (cruza bajo el río San Lorenzo por un túnel) tomando la línea amarilla, yo lo hice desde la estación Berri-UQAM.

Se puede cruzar caminando uno de los puentes hacia la otra isla del parque, llamada Notre Dame, la que alberga el circuito de Fórmula 1 Gilles Villeneuve (solo pude ver el circuito y las tribunas, espero alguna vez asistir a una carrera) y el Casino, que a pesar de ser en la mañana estaba lleno de jugadores en su mayoría de edad avanzada; de curiosa aposté en varias máquinas y tuve suerte de principiante porque al menos recuperé el dinero =)


View more presentations from Croixmarie
Otro lugar para practicar deportes es la pista de patinaje sobre hielo que se encuentra en la planta baja del rascacielos Le 1000 de La Gauchetière; cuando es invierno hay varios lugares para patinar en los parques, pero estando a finales de agosto hay que hacerlo bajo techo en esta pista artificial.

El Complejo Olímpico con su estadio es otro lugar imponente, y donde además se puede visitar el jardín botánico, zoológico y acuario. Me faltó subir al oratorio de San José y el parque Mont-Royal, muy atractivos pues hay un mirador donde se puede contemplar la ciudad, me dijeron que es una belleza la vista en la noche (pero fui por estudios y mis clases eran casi hasta la medianoche).

Estas fueron mis experiencias en las mañanas mientras estuve fuera del aula, después escribiré sobre las clases que tomé en Montreal y los lugares a los que asistí en calidad de "visita técnica". 

Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario