Hospedaje en Cuba


Mientras hacía mis maletas para viajar a Cuba, había imaginado que me alojaría en un hotel, pero al llegar me informaron que era mucho mejor en un Hospedaje/Hostal, y me llevaron a la “Casa Diana” en la ciudad de Santa Clara, donde pasé todo un mes excepto los fines de semana en que me iba de viaje para conocer un poco del país.

Esta forma de alojamiento es muy popular en Cuba, donde se llega a una casa normal y se utiliza todos sus espacios, la habitación está entre la de los propietarios, se come en la misma mesa y se convive con la familia. En el frente de las casas hay un símbolo de color azul que identifica el hospedaje para extranjeros, o uno rojo para nacionales.


La Casa Diana es como la mayoría en la ciudad: considerada patrimonio, no es posible modificar su diseño original, por lo cual la propietaria solo puede hacer pequeñas adecuaciones internas para el confort. Está ubicada en el centro, a 5 cuadras del Parque Vidal, donde se concentra casi toda la actividad de la ciudad. Tiene un patio interior con hermosas plantas, y una sala decorada con motivos coloniales. Me asignaron una llave de la puerta principal para que pudiera entrar a la hora en que llegara.

La habitación es muy confortable, hay dos camas, refrigerador, aire acondicionado, y agua caliente en el baño. El precio es de 20 CUC (Peso Cubano Convertible), y si va mas de una persona pueden dividirse la tarifa. La comida se paga aparte y hay que acordarlo con la propietaria.

Hablando de comida, en esta familia me consintieron tanto, que regresé a casa con unas libritas de mas. El desayuno es completo, y siempre me consultaban si había algo en especial que me gustaría comer. Lo más difícil de conseguir resultó ser el yogurt, sin embargo las frutas eran abundantes, y el café delicioso! Mi almuerzo lo tenía en la universidad, pero al volver a casa ya estaba lista la cena. Los fines de semana me ponían la ropa en la lavadora mientras yo estaba de viaje.

Mi habitación
Diana es odontóloga y tiene una Maestría, trabaja por turnos en un hospital cerca de casa. Tiene dos hijos: Laura trabaja todo el día, y mientras estuve con ellos celebramos su cumpleaños; Fernando aún asiste al colegio, y con él compartí un partido oficial de baseball por la TV.

Conversé por horas con Diana sobre la cultura de nuestros respectivos países; me invitó a un concierto de Carlos Varela en el Teatro Abreu, y yo revisé algunas veces su computadora cuando dejaba de funcionar. Salimos juntas en las noches con mis compañeros de clase a La Marquesina o El Mejunje, lugares de Santa Clara donde se vive la cultura cubana. Me recomendó casas de hospedaje como la suya cuando fui a la ciudad de Trinidad, donde el Sr. Bombino que nos trató de lujo; y en La Habana donde la Sra. Eida que hizo hasta lo imposible para conseguirnos una cama extra, pues fuimos más personas de las que ella esperaba.

Aunque no lleguen a hacerse amigos de quienes les brindan hospedaje (o si solo llegan a la casa a dormir), es una forma muy recomendable de pasar los días y/o noches allá, y acercarse a los auténticos cubanos!

Por si van a Trinidad: Sr. Félix Bombino Espinoza, Camilo Cienfuegos No. 414 entre Abel Santamaría y Julio A. Mella (a pocas cuadras del Centro Histórico). Teléfono 419-2363
Y en La Habana: Sra. Eida Hernández Rubio, Calle San José (San Martín) No. 202 entre Amistad y Aguila, 9no piso, apto. 903 (desde su balcón se ve casi toda la ciudad! y está a una cuadra del Capitolio, en La Habana Vieja) Teléfono 863753.

Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario