El tradicional "Año Viejo"


En el Ecuador hay una tradición al finalizar cada año: quemar un monigote justo a las 12 de la noche, para representar un adiós a todo lo malo que sucedió, y dar la bienvenida al Año Nuevo. Originalmente, el monigote llamado también "año viejo", se confeccionaba con prendas de vestir viejas y rellenas con aserrín y petardos, y se colocaba como cabeza una careta sin identificación particular, o la de algún político "odiado" del momento, pero en la actualidad la tradición ha ido variando de una ciudad a otra. 

En algunos lugares se escenificaban historias: en el barrio donde crecí en Esmeraldas, hacían una choza y colocaban algunos monigotes con botellas en actitud de estar emborrachándose; y cuando recorríamos la ciudad el 31 de diciembre, veíamos en las esquinas representaciones de cantantes sobre tarimas y con público, barcos con sus pescadores, o vendedores de frutas en el mercado. Y al llegar la medianoche, todos los vecinos participábamos y nos quedábamos sordos de escuchar reventar los juegos pirotécnicos.

Monigote de Hulk

Desde que vivo en Guayaquil he visto que pocos confeccionan sus muñecos, se ha dejado de lado lo político y se representa figuras del cine y la TV. Ahora es más comercial y al finalizar el año se compra el que más le guste a los niños, y luego se rellena con la mayor cantidad de pirotecnia. Los últimos años en ciertos barrios se está desarrollando algo nuevo e impresionante: monigotes gigantes que toman meses en construirse y que han vuelto a unir a los vecinos en el trabajo manual, además de convertirse en atractivos turísticos para quienes desean tomar fotos. 

Mucha gente viene de otras ciudades a recorrer los barrios y admirar estas creaciones, que son quemados los primeros días de enero y en otros lugares para evitar accidentes por su colosal tamaño.

La quema de los monigotes a la misma hora en toda la ciudad genera contaminación y ruido, esto ha despertado corrientes contrarias a mantener la tradición, pero también ideas innovadoras de confeccionarlos con materiales amigables con el medio ambiente, llamándolos "Año viejo ecológico". 

Saludos.

Navidad en Madrid


A pesar de haber viajado muchas veces, es la primera vez que paso la Navidad lejos de país y de mi familia.    La Nochebuena me encontró en Madrid, compartiendo con mis nuevos amigos. Con ellos recorrí varios lugares emblemáticos de la ciudad y disfrutamos las luces y la decoración, mientras nos cruzábamos con los que dejan sus compras para último momento.

Mi primera aventura en la nieve


Mi primer contacto con la nieve lo tuve hace dos semanas, cuando realicé una ruta de senderismo por la sierra de Guadarrama, cerca de Madrid, en España. Entre mis compañeros de ruta, muchos se sorprendieron cuando mencioné que nunca antes había visto la nieve. En mi país, que está en la zona ecuatorial, rara vez se puede ver una nevada, y ésta ocurre generalmente a grandes alturas, donde no hay ciudades.

El Ecuador está atravesado de norte a sur por la cordillera de los Andes, sin embargo los nevados y volcanes que lucen nieves perpetuas en la cima, se pueden contar con los dedos de las manos. Cuando realicé un ascenso al Chimborazo, que es el más alto con 6.300 metros sobre el nivel del mar (msnm), llegué hasta los 5.000 msnm y aún así no alcancé la nieve, en la temporada en que realicé el viaje.

Estudiantes de MSIG en Montreal


Mientras fui estudiante de la MSIG asistí junto al Director y un grupo de mis compañeros a un curso de Estrategia de Negocios Internacionales que se dictó en la UQAM en Montreal. Durante este viaje a Canadá visitamos también Toronto, Niágara Falls y Québec. Ahora que por fin me gradué del Máster, he querido recopilar mis recuerdos de cómo se desarrolló la estadía en Montreal durante nuestra semana de clases, como aporte para los futuros viajeros de la MSIG.

El viaje fue bastante largo, hicimos 4 escalas pues perdimos la reserva original para ir casi-directo, así que pasamos por Quito, Lima, San José y San Salvador. Al llegar a Montreal lo primero fue buscar alojamiento en un hotel cercano a la universidad y a alguna estación del metro. El primer día llegamos a clases a pie para poder conocer los alrededores, pero luego para ahorrar tiempo y esfuerzo lo hicimos en metro, muy indispensable en una ciudad tan grande; además, este medio de transporte público recorre los lugares de mayor interés y conecta toda la ciudad subterránea.

Madrid y alrededores: curiosidades


Ya llevo dos meses en España y todavía no he visto tanto como me gustaría. A pesar de ello, hay unas cuantas cosas que me han llamado la atención por curiosas, diferentes, o como diría uno de mis profesores: "rarunas". En realidad no son raras, algunas podrían ser cotidianas, simplemente nunca las había vivido en América, y es mi primera vez en Europa.

Estas pocas imágenes van en especial para mis hermanas, que me piden que les cuente y les muestre lo que estoy viviendo acá. Pero edificios, plazas, monumentos, parques... son las imágenes de siempre y aunque la mayoría son espectaculares, quedarán para ocasiones posteriores:

Navegando por el embalse Hanabanilla en Cuba


Durante mi estadía de estudios en Cuba, aproveché un fin de semana para realizar un corto viaje al embalse y reserva natural Hanabanilla; estuve viviendo en Santa Clara, y desde allí basta una hora en bus para llegar. Aquella ocasión tomé un tour con mis compañeros de curso, entre los que había varios cubanos que conocían el lugar. ¡Gracias chicos!


Ver Embalse y Hotel Hanabanilla en un mapa más grande

Llegamos al hotel Hanabanilla, donde pudimos acceder al bar y a la piscina. Luego tomamos un bote que nos llevó navegando varios minutos por el embalse, hacia unas cabañas que parecían estar escondidas entre la vegetación. El acceso es muy bonito, con escaleras y pasillos colgantes; estando allí se tiene la sensación de estar en una película de Tarzán =)

En este lugar hay un bar, y además se puede utilizar una gran parrilla, pero la comida la llevaron desde el hotel. En Cuba se preparan muchos platos con carne de cerdo, y esta vez no fue la excepción, la novedad estuvo en el postre de mango con queso, algo que se presentaba bastante raro para mí, pero resultó una delicia.




Hay hamacas para descansar mientras se disfruta del paisaje, también hay juegos, pero lo más interesante son los senderos por los cuales se puede ascender entre la vegetación, hasta llegar a un mirador que permite observar gran parte de la laguna en todo su esplendor, un espectáculo maravilloso.

En lo alto hay también hay una pequeña cabaña para poder descansar luego de la caminata. Por el sendero hay grandes árboles y piedras, y el descenso es un poco complicado porque es más fácil resbalar. Luego de pasar varias horas allí, era tiempo de volver al bote y navegar de regreso. El "capitán" fue muy amable y nos permitió conducir casi durante todo el camino de regreso, en realidad no había manera de que provocáramos un accidente o naufragio, porque íbamos a poca velocidad, ¡pero sí que lo disfrutamos!

Nuevamente en el hotel, pudimos disfrutar de las instalaciones y la piscina. Pasamos gratos momentos realizando competencias =) y no puedo evitar una gran sonrisa cada vez que lo recuerdo y veo las fotos.

Saludos.

Las Grietas en Galápagos: un baño entre rocas


Las Grietas es una de las incontables maravillas naturales que posee el archipiélago de Galápagos. El escenario está compuesto por grandes paredes de roca volcánica y en medio agua cristalina que se filtra desde el mar, formando una piscina donde se puede nadar, bucear y lanzarse un clavado luego de escalar algunos metros.

Se encuentra cerca de la ciudad de Puerto Ayora, en la isla Santa Cruz, y para llegar primero hay que tomar un bote o "taxi marítimo", y luego seguir una ruta de medio kilómetro por un sendero de suelo rocoso, un poco difícil en ocasiones, que toma unos 20 minutos. Este camino está sembrado de grandes cactus y algunas lagunas que se forman en época lluviosa.



Al llegar, se puede ver el espectáculo hacia abajo: el agua parece tener dos colores, pues en el fondo está la salada que viene del mar, y en la superficie la dulce que baja de las elevaciones de la isla y se filtra entre las rocas. El lugar es profundo y hay que tomar precauciones mientras se desciende por unas escaleras de madera.

Este viaje a Galápagos lo realicé en abril de 2011 y me acompañó mi sobrina mayor, pues le prometí el paseo al terminar la escuela. Nos divertimos mucho primero con la caminata y luego con el baño, pero no nos atrevimos a lanzarnos desde las rocas. Ella pudo bucear y ver algunos peces, a pesar de no estar tan clara el agua luego de que el mar entró más de lo normal unos días antes, por las olas que llegaron desde Japón luego del tsunami.



Información más detallada acerca de cómo llegar y qué llevar, es posible encontrar en esta reseña del Parque Nacional Galápagos (PNG).

Saludos.

Archivo de la Memoria en Córdoba, Argentina


Una visita muy interesante y conmovedora fue la que realicé en la ciudad de Córdoba, en medio de un callejón con fotografías colgadas de los postes, y un vetusto edificio conservado con mucho celo. Se trata del Archivo Provincial de la Memoria, en honor a los desaparecidos durante la época de represión en la Argentina.

El edificio se encuentra en el pasaje Santa Catalina, lateral a la Catedral, y fue utilizado durante varios años como cuartel policial, pero en su interior era un lugar clandestino de interrogatorios y tortura a los detenidos, entre los cuales había jóvenes, viejos, embarazadas... Pruebas de esto sobran en sus paredes, puertas, patios, muros, y miles de objetos que ahora se exhiben al público, pues a través de la "Ley de la Memoria", se ha convertido en un espacio preservado como museo.

"Huellas" como homenaje a los asesinados y desaparecidos
Las fotografías de los asesinados y desaparecidos se encuentran en todas las estancias, sus familiares han provisto el lugar con recuerdos de sus mejores épocas, mientras que sus amigos han escrito cartas contando los momentos compartidos antes y durante el cautiverio. No pude evitar derramar algunas lágrimas al leer aquellos diarios y pensar en la impotencia que sintieron aquellos, y la que están sintiendo desde entonces quienes los añoran.

Y ese es el motivo de sacar a la luz estos hechos, protestar por lo que fue para que no se repita, y con la esperanza de recuperar a los que nacieron aquí y deben encontrarse en algún lugar sin saberse anhelados por los de su sangre.



Saludos.

Cascada Pailón del Diablo, Ecuador


La cascada es una de las atracciones cercanas a la ciudad turística de Baños, y se encuentra de camino hacia la ciudad del Puyo, puerta del bosque amazónico del Ecuador, en el río Verde. Se puede observar desde la carretera en toda su extensión, o se puede tomar un sendero entre la vegetación hasta llegar a un puente colgante y un mirador con escalinatas, construidas sobre la roca de las paredes de la mismísima cascada.

El sendero para llegar está bien señalizado y toma unos 20 minutos, es empinado y en ocasiones hay escalones, pero se puede descansar por tramos en cabañas o miradores construidos para el efecto, incluso se puede tomar el agua de los riachuelos al paso. Casi al final hay un puente colgante, desde donde se puede admirar la caída de agua muy cerca.




Para llegar más cerca aún, un poco más adelante en el sendero hay un hotel-restaurante-mirador desde donde se accede a las escalinatas que en ocasiones nos coloca en medio del agua como en una ducha, así que es imposible no salir mojado.  La vista es espectacular, la fuerza del agua forma un remolino de color verde azulado y una neblina blanca junto con una brisa refrescante. Ni las cámaras fotográficas se salvan de salir mojadas.

Hotel-restaurante-mirador



Casi todos los tours que parten de Baños incluyen la vista al Pailón del diablo desde la carretera, pero hay que ir por cuenta propia para llegar hasta el puente colgante o el mirador. Incluso con un poco más de tiempo se puede ascender hasta el nacimiento de la cascada, planificando bien la ruta o consiguiendo un guía.

Saludos.

Murales y graffiti en Valparaíso, Chile


Valparaíso es una de las ciudades más coloridas que he visto. Está rodeada de cerros y mira hacia el mar; sus casas coloniales muestran en sus fachadas, techos y muros toda clases de gráficos sobre su historia y su gente, o simplemente promocionando sus productos.

En una de estas casas escribió Neruda algunos de sus poemas, y no pudo tener mejor inspiración que asomarse a su ventana...











Saludos.

Toledo: La catedral, la sinagoga y la mezquita


Antes de viajar a Toledo leí mucho para enterarme de lo más recomendado, y así aprovechar bien mi visita de un día. En todos los sitios se refieren a esta ex-capital de España como la ciudad de las tres culturas, donde cristianos, judíos y musulmanes han convivido por siglos; aquí quiero mencionar lo que vi del legado de estas tres culturas en relación a sus lugares de culto, como puse en el título.

He visitado muchos templos católicos en mis viajes, en especial las catedrales que suelen ser más impresionantes por dentro que por fuera, pero hasta ahora ninguno ha superado el altar de la iglesia de La Compañía de Jesús en Quito, capital del Ecuador. Recibí muchas recomendaciones de hacer un tour al interior de la catedral de Toledo, pero las colas para adquirir boletos y para el ingreso me desanimaron. A la que sí ingresé fue a la iglesia de Santo Tomé, muy sencilla y cuyo atractivo turístico radica en ser la sede de la obra más famosa de El Greco: El entierro del Señor de Orgaz. Está prohibido tomar fotos al cuadro, pero hice una de contrabando y por lo tanto desenfocada.

Fachada principal de la Catedral

Ingreso lateral de la Catedral

Iglesia de Santo Tomé

"El entierro del Señor de Orgaz" obra de El Greco

Nunca antes había entrado a una sinagoga, así que Toledo me presentaba la oportunidad. Santa María La Blanca data del siglo XII y se muestra como un sencillo edificio por fuera, totalmente contrario a la opulencia de la catedral, tanto que casi no llama la atención de los turistas. Para ingresar pagué 2,5 euros, y nada más pasar la vieja puerta de madera, quedé totalmente impresionada. Tal vez por la belleza de las columnas y arcos, o por el aire de misticismo que se respira dentro, o porque está completamente vacía y es conservada como Monumento Nacional. Me quedé algún tiempo allí recorriendo cada rincón y viendo una exposición de cuadros, libros y poesías judías. Se permitía tomar fotos pero sin flash.

Fachada principal de la sinagoga

Construcción de columnas al interior

Detalles del techo y las columnas

La cúpula principal, lo mejor conservado

Finalmente, quise también conocer un poco de la cultura de adoración de los musulmanes, y por igual precio pude entrar en  la mezquita Cristo de la Luz. El nombre corresponde al cristianismo, al igual que el de la sinagoga, pues ambos edificios fueron luego "consagrados" y convertidos en iglesias en la reconquista de la ciudad. Se considera una de las edificaciones más antiguas de Toledo, incluso hay excavaciones que evidencian muros, escaleras y cuevas. El edificio es pequeño, y de la construcción original solo se observan las columnas y bóvedas del techo, pues la parte del altar pertenece a las modificaciones posteriores. Tiene unos jardines que llevan hacia la muralla, desde donde se puede observar la ciudad.

Mezquita, el edificio más antiguo de Toledo

La parte añadida al edificio por los conquistadores

Acceso a cuevas y bóvedas

Columnas interiores

De los tres templos que visité, solo el católico conserva su utilidad como lugar de culto, los otros son conservados como Patrimonio y no se puede apreciar en ellos la cultura de quienes los construyeron, pues carecen de mobiliario, altares y demás objetos relativos a la religión judía y musulmana. Aún así, merece la pena conocerlos por su valor en el arte milenario de la ciudad.

Es imposible recorrer Toledo en un solo día, en especial porque hay demasiada historia en sus murallas, calles, plazas, edificaciones, iglesias y museos. Y además porque se encuentra en un sector empinado y las calles son empedradas y laberínticas. Estoy segura que volveré, ya que se encuentra a pocos kilómetros de Madrid donde resido temporalmente.

Saludos.